domingo, 8 de septiembre de 2013

Se va, y no

Para el surtido de flores, con amor:

Se va, pero deja sus flores; expectantes, amorosas, como su intención. Se va, pero deja el cariño suspendido cubriéndome en un halo de ternura, hasta su vuelta. Se va y no desea marcharse, quizá. Entonces se va, y no. Se queda en las flores frente la mirada suplicante de la joven del cuadro. Se queda en el suspiro suspendido en el sofá, y en mis ojos, y en los bordes permitidos.
Fabs



1 comentario:

  1. Bellísima entrada, cuando uno se convence de haber encontrado a la mujer con la que se quiere compartir el resto de la vida, es como haber encontrado la tierra prometida y cómo nacer de nuevo, te detienes y reflexionas: "todas las experiencias buenas, malas y las terribles que me trajeron hasta aquí, valieron la pena". Se le ama con vehemencia Fabiola.

    ResponderEliminar