sábado, 23 de febrero de 2013

La antagónica actriz


Ya has visto mi disimulo. Soy una excelente actriz antagónica de mí misma. Reconócelo y sigue girando. No, no cierres la puerta, quizá dimita en cuanto escuche tus pasos alejarse y detenerse, regresar y continuar, detenerse, alejarse. Hay algo metafísico tuyo y mío concentrado ahí, en algún lugar inexistente. ¿Una necesidad?, ¿un fin? Sea lo que sea nos atrapa en su gravedad y no hay escape. Quizá nos mantenga girando muchos años, muchas vidas o infinitamente.

1 comentario:

  1. Así somos muchas veces, una gran contradicción en espera de ser puesta a prueba.
    Me gustó mucho, amo tu blog.

    ResponderEliminar