viernes, 4 de mayo de 2012

Desde el alma

Fragmento de la novela "Por un pedazo de la eternidad", de Arturo Lule. Me ha parecido magistralmente hermoso y conmovedor:

"No sé dónde iniciaste, dónde te perdiste ni dónde están tus límites hechos jirones. ¿Será que el trato llano nos ha desgastado? Nunca alcancé, y me lamento, ese cuerpo tuyo vivo y esa boca que es nacimiento de la voz que quiero. Tanto soñé contigo, que mis brazos se acostumbraron a abrazar el aire delgado de la separación que fue también un lazo entre nosotros pero nuca pude, y me lamento, adaptarlos al contorno de ese cuerpo tuyo vivo.   Tanto he soñado contigo, que me resulta inexplicable despertar. De pie he dormido y apariencias que se me han ofrecido de obsesiones y erotismo, y tú eres la única y me lamento, que cantó para mí.
Lejos de la razón, así mismo de la cordura, más allá de mí mismo, más allá de estas coincidencias, esta terminación tras la sombra de líquidas estrellas en tus pupilas. Me persigue la separación, me alcanza, y me lamento, me fallan los tiempos, me derrumbo, me sujeta el brazo y acorrala a la mitad de mis párpados por encima de la noche magra oculta en los rincones tomada de la ventana inquieta sin verdadera presencia, angustiada, me llama abajo y veo los visillos de una luz que tras ellos se oculta. Solamente una sombra al sur y en la sombra no estarás nunca tú".
¡Uy! ¡Wow!
Fabs