sábado, 11 de septiembre de 2010

Desconcierto

Desconcierto

¿Quién posee la razón perfecta

que parezca el absoluto?

¿Quién sin mirar atina

o a degustar se arriesga,

la pálida agonía de la muerte yerta?


 Yo, que amé, que amo y acaricio

carente de manos, sin presencia

De intermitente fulgor de vida,

de alma enhiesta


 En aparente resignación

de drama vestí la risa

de temblor y sudores fríos

la ingenuidad que agoniza


¿Quién sin mirar atina?

Yo, que amé, que amo y acaricio

carente de manos, sin presencia

de intermitente fulgor de vida

de alma enhiesta


Fabs

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ruve que releerlo y releerlo para que pudiera tomar la fuerza que tiene intrinseca, esto que usted escribio es bellisimo, pero debo decirselo, me parece tambien de lo mas denso y oscuro

    "De drama vestí la risa

    de temblor y sudores fríos

    la ingenuidad que agoniza"

    Eso es potencia pura, es como un carbon que en lugar de agonizar provoca el incendio

    ResponderEliminar
  3. BELLO...

    "¿Quién sin mirar atina

    o a degustar se arriesga,

    la pálida agonía de la muerte yerta?"

    ...No me hables, si quieres, no me toques,
    no me conozcas más, yo ya no existo.
    Yo soy sólo la vida que te acosa
    y tú eres la muerte que resisto...

    ResponderEliminar
  4. Parece de Sor Fabiola Inés de la Cruz. :]
    ¡mUCHos salUCHos! :]

    ResponderEliminar