domingo, 16 de mayo de 2010

Soñó

En cascada su espesa melena de oscuridad
por la abertura causal de la cortina se hizo una luz
bajó de golpe por su frente e inundó sus párpados
escurrió en sus pestañas, circundó sus cuencas
amuralló esos ojos de paja seca; de insurrección
Dejó de la luz el beso sin remilgar
oyó el silencio como un zumbido constante
pensó algún ruego y después, no hay qué pensar
privó la mente por breve espacio y se confortó
volvió elocuente, más lúcida y perspicaz
¡Suéñame al menos!, dijo la voz; la tenue y expectante
la misma que trajo el viento días atrás
¡Suéñame al menos! ¡Cuánta insistencia!
Soñó pues con jardines y cascadas; con su mirar
con sus manos cálidas y anchas, su respirar
Volvió al pasado esperanzador con prisa
volteó los ojos inquietos, buscándolo
lo halló apoyado en la roca y en su sonrisa
detuvo el tiempo, lo halló en la brisa y se delató
Se vio vestida de tela fina, tocó sus formas un resplandor,
tendió sus brazos como llovizna, besó su frente la nueva luz
llevó conciencia a su mente hechiza, abrió los ojos, la despertó
Quedó callada, muy pensativa, trajo a su mente lo que soñó
pensó en sus ojos y en su sonrisa, miró despacio a su alrededor
corrió completa aquella cortina; miró la vida, se levantó

Fabs

No hay comentarios:

Publicar un comentario