viernes, 5 de marzo de 2010

Dios es la roca firme


Evangelio: Mt 21,33-43.45-46

En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo esta parábola: “Había una vez un propietario que plantó un viñedo, lo rodeó con una cerca, cavó un lagar en él, construyó una torre para el vigilante y luego la alquiló a unos viñadores y se fue de viaje. Llegando el tiempo de la vendimia, envió a sus criados para pedir su parte de los frutos a los viñadores; pero éstos se apoderaron de los criados, golpearon a uno, mataron a otro, y a otro lo apedrearon. Envió de nuevo a otros criados, en mayor número que los primeros, y los trataron del mismo modo. Por último, les mandó a su propio hijo, pensando: ‘A mi hijo lo respetarán’. Pero cuando los viñadores lo vieron, se dijeron unos a otros: ‘Éste es el heredero. Vamos a matarlo y nos quedaremos con su herencia’. Le echaron mano, lo sacaron del viñedo y lo mataron. Ahora díganme: Cuando vuelva el dueño del viñedo, ¿qué hará con esos viñadores? Ellos le respondieron: Dará muerte terrible a esos desalmados y arrendará el viñedo a otros viñadores, que le entreguen los frutos a su tiempo”. Entonces Jesús les dijo: ¿No han leído nunca en la Escritura: La piedra que desecharon los constructores, es ahora la piedra angular. Esto es obra del Señor y es un prodigio admirable? Por esta razón les digo que les será quitado a ustedes el Reino de Dios y se le dará a un pueblo que produzca sus frutos. Al oír estas palabras, los sumos sacerdotes y los fariseos comprendieron que Jesús las decía por ellos y quisieron aprehenderlo, pero tuvieron miedo a la multitud, pues era tenido por un profeta.

Oración introductoria:
Señor, convénceme de que a medida que la vida avanza y la eternidad se acerca, sólo tu amor es lo que queda. Todo lo demás se va convirtiendo en humo, en niebla, en nada… Que tu amor sea mi único tesoro, por el cual venda mi egoísmo, mi soberbia, mi vanidad, hasta sentir el gusto y la alegría de tenerte como mi Dios y mi todo.

Petición:
Dios mío, sé Tú el gran apoyo y la gran seguridad de mi existencia.

Meditación:
Jesús es la piedra que desecharon los constructores, es decir, el Señor en su vida terrena experimentó la indiferencia y la incomprensión. También hoy sigue siendo objeto de rechazo, su cruz es despreciada y sus mandamientos olvidados. El mundo no comprende al cristiano porque no conoce a Dios. Hemos de estar alertas porque el modo de pensar y de vivir actual puede tocarnos y, de hecho, nos influye. Estamos en el mundo y corremos el riesgo de ser absorbidos por él. ¿En qué aspectos debemos ser más vigilantes? Jesús es la piedra angular sobre la cual se construye todo el edificio de la vida. Ni la salud, ni las posesiones, ni las personas, pueden ser el sostén de la existencia. Sólo Dios es la piedra firme y el fundamento sobre el que podemos apoyarnos de modo definitivo. Sólo Dios es necesario. Sólo Dios basta. Seamos cristianos con todo nuestro ser. Alentados con el mensaje del Evangelio, pongamos nuestra confianza en Dios. La Sagrada Escritura nos enseña que el mal no tiene la última palabra, Cristo siempre vence.

Diálogo con Cristo:
Señor, el mundo me presenta muchos bienes atractivos, muchas diversiones que me distraen de las cosas del cielo, ayúdame a no perder la ruta de mi vida, a saber en todo momento que Tú eres mi único necesario y a relativizar todas las cosas y acontecimientos, a la luz de la eternidad.

Tomado de http://meditaciones.regnumchristi.org/
Imagen: http://images.google.com.mx/imgres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario